Descubriendo… Kemphor (salud dental)

¡Muy buenas!

Para lucir labiales bonitos hacen falta dientes sanos, y de eso va mi entrada de hoy 😉

Kemphor (Farmacia y Laboratorios Verkos), tuvo la amabilidad de hacernos llegar hace unos meses esta gama de pastas dentífricas de 75ml en tres especialidades, Clásica, Cuidado Encías y Blanqueadora, y un curioso cepillo de madera.

 

Esta conocida firma española tiene casi 100 años de antigüedad y apuesta por los ingredientes naturales, especialmente por las plantas y las esencias como la mirra, el tomillo, el cardamomo, la canela y otros elementos de la botánica más tradicional.
Esta entrada podría llamarse más bien “conociendo Kemphor más a fondo”, porque hace años que uso la versión Original. Los descubrimientos ha sido realmente las otras dos especialidades que no había probado antes.
La versión Clásica, fluorada y con menta piperita, es la más “neutra” por así decirlo, y quizá la más fresca. Es probablemente la que más me ha gustado y con la que de hecho he repetido.
La versión Blanqueadora, con tomillo y formulada para dientes sensibles, también me ha gustado bastante. De hecho, la he llevado en el neceser del bolso para usarla cuando tengo que comer o cenar fuera de casa (siempre remato con un café, así que me ha ido genial para prevenir manchas dentales).
La versión Cuidado Encías, con mirra, es la de sabor más dulce de las tres, por lo que aunque como pasta dental es muy efectiva, personalmente prefiero el frescor que dejan las opciones anteriores.

 

En cuanto al cepillo, me ha resultado original, con un diseño simple y de aspecto artesanal. Las cerdas son sintéticas y el cuerpo de madera. Para uso diario no me convence porque es bastante blando, pero para encías sensibles o para un repaso fuera de casa, va muy bien. La madera es natural, bien pulida, sin ningún tipo de barniz ni cobertura plástica, por lo que procuro no mojarlo en exceso para que la madera no absorba mucha humedad y no se estropee.
En resumen, puedo decir que me han gustado las tres especialidades y que, de tener que quedarme con una, lo hago con la clásica, como ya he comentado. Mis dientes son sensibles, al igual que mi piel. Llevo bastantes años repitiendo con Kemphor porque es de las pocas pastas dentífricas que, además de ser efectiva, me deja sensación de boca fresca y limpia, además durante bastante tiempo.
Se pueden encontrar en farmacias, supermercados (al menos su versión Original) y en su propia web.
¿La usáis también vosotr@s?

Deja un comentario